lunes, 25 de noviembre de 2013

La invención de Hugo Cabret de Brian Selznick.

¡Hola, nefilims!


Estas últimas semanas están siendo bastante ajetreadas y de ahí la escasez de entradas en general, pero aquí seguimos leyendo y reseñando, que no nos olvidamos de vosotros (eso nunca, no, no, no). Así pues, ¡dentro reseña! 


"Huérfano, relojero y ladrón, Hugo vive entre los muros de una ajetreada estación parisina de ferrocarriles. Si quiere sobrevivir, nadie debe saber de su existencia. 
Sin embargo, un día tiene un descuido y es descubierto por una excéntrica chica, amante de los libros, y por un viejo y amargado juguetero. Y ya nada será como antes.
Un críptico dibujo, un valioso cuaderno de notas, una llave robada, un autómata y un mensaje oculto del difunto padre de Hugo son algunas de las claves de un intrincado misterio.
Con 284 páginas de ilustraciones originales y combinando elementos de los álbumes ilustrados, las novelas gráficas y el cine, Brian Selznick expande los límites del concepto de novela, creando una nueva experiencia lectora."




Datos del libro:
Título: La invención de Hugo Cabret.
Autor: Brian Selznick
Traductora: Xohana Bastida
Editorial: SM
Número de páginas: 533

Este libro lo conseguí en mi primera visita al rastro, un mercadillo madrileño. Le tenía echado el ojo desde que estrenaron la película, así que no perdí la oportunidad y se vino conmigo. No sabía muy bien qué esperarme del libro, pero no ha estado mal.

Hugo es un chico huérfano, de 12 años, que vive en una estación de tren dónde sustituye a su tío desaparecido arreglando y revisando los relojes. Pero Hugo tiene un secreto, un autómata que intenta arreglar para descubrir cuál es su función y, si sus sospechas son ciertas, cuál es el mensaje que tiene que darle. Es una historia bonita y rebosante de dulzura que se lee en un abrir y cerrar de ojos, dejando al lector con un buen sabor de boca, pero nada más. No es una historia que tenga una gran moraleja o mensaje, o yo no he sabido interpretarlo. Aún así, es una lectura perfecta para pasar una tarde de domingo y desconectar durante unas horas. 

La magia de esta historia reside sobre todo en sus personajes, que aunque no tengan unas caracterizaciones espectaculares se hacen de querer. Hugo, el protagonista, es un personaje al que se le coge cariño enseguida y con el que en algunas ocasiones es muy fácil empatizar. Isabelle, la amiga de Hugo y ahijada del dueño de la juguetería de la estación desprende una ternura infinita, aunque en algunos casos resulte un tanto irritante. Personalmente, me quedo con el vendedor de juguetes, un personaje misterioso que se ha ganado mi cariño desde el principio, aunque parezca un cascarrabias. 

Otra parte del encanto de esta novela es su edición. Tiene una portada preciosa (lo es para mí) y todas las hojas tienen un borde negro que recuerda a la estética de las películas mudas y en blanco y negro de hace años. Destacan, sobre todo, las ilustraciones que acompañan (y a veces sustituyen) al texto, que ayudan mucho a meter al lector en la historia.

En definitiva, La invención de Hugo Cabret es una novela con una edición e ilustraciones preciosas y una historia que desprende mucha ternura, perfecta para una tarde aburrida. Entretenida, nada más. 

"A veces, el tiempo cambia las cosas como por arte de magia.

3/5
Image and video hosting by TinyPic




2 comentarios:

Cristina dijo...

Hace tiempo que quería leer este libro, sobretodo después de la película, pero nunca he encontrado el tiempo preciso. Aunque después de leer tu reseña y ver que te ha gustado, lo intentaré ^^

Un abrazo!

Freyja Valkyria dijo...

Hola!!

Pufff, pues por el momento no me animo a leerlo :) Tiene buena pinta, pero no sé si me va a convencer.

Un besote!!